Los estadounidenses negros desarmados tienen tres veces más probabilidades de ser baleados por la policía.

Noticias

Los agentes del orden de Estados Unidos disparan tres veces más contra negros desarmados que contra blancos desarmados en términos de tamaño de población, según un estudio publicado el miércoles sobre lo que los investigadores llamaron una "emergencia de salud pública".

Los descubrimientos se realizaron en los Estados Unidos. ha visto oleadas de protestas desde el asesinato de George Floyd en mayo, que se ha convertido en un símbolo de lo que muchos dicen es racismo sistémico y abuso de los afroamericanos por parte de la policía.

La falta de datos oficiales ha impedido estimaciones precisas de la magnitud del problema.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania, Yale y la Facultad de Medicina de la Universidad de Drexel, se basaron en datos disponibles públicamente compilados por The Washington Post sobre personas asesinadas por agentes de policía en servicio en los Estados Unidos entre 2015 y 2020 para mapear las tendencias de estos incidentes.

El estudio, publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, encontró que la tasa de incidentes se ha mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos cinco años.

Hubo 5.367 tiroteos policiales fatales durante el período, según los datos, que según el estudio se obtuvieron de noticias locales, bases de datos independientes e informes adicionales del periódico.

De las 4,653 muertes que tenían suficiente información para ser analizadas, los autores encontraron que el 51 por ciento de las muertes eran blancas, el 27 por ciento eran negras, el 19 por ciento figuraban como hispanos, mientras que los nativos americanos y asiáticos representaban el 2 por ciento. cada.

Dada la composición de la población de Estados Unidos, los investigadores calcularon que los nativos americanos tenían tres veces más probabilidades de recibir disparos que los blancos, mientras que los negros eran más de 2,5 veces y los hispanos un 29% más. probable.

"Los tiroteos fatales de la policía son una emergencia de salud pública que contribuye a los problemas de salud" de los negros, indígenas y de color, dijeron los autores.

El estudio encontró que 753 (15,9 por ciento) de los disparos fatales de la policía involucraron a víctimas desarmadas.

Los investigadores dijeron que incluyeron a personas con objetos, por ejemplo, un aire acondicionado, una silla, un bolígrafo o una pala, en la lista de personas desarmadas debido a "la baja probabilidad de una fuerza letal inmediata".

Entre este grupo desarmado, y también en términos del tamaño de la población, los negros tenían 3,18 veces más probabilidades de recibir disparos que los blancos, mientras que la tasa era 1,45 veces mayor para los hispanos. [19659002] Los investigadores reconocieron las limitaciones del estudio, incluido que los datos originales dependían de las noticias y, por lo tanto, podrían haber pasado por alto incidentes que no atrajeron la atención de los medios.

Agregaron que tampoco captura otro tipo de lesiones graves y muerte bajo custodia policial, incluida la muerte de Floyd.

Se filmó a un oficial de policía presionando su rodilla contra el cuello esposado de Floyd hasta que quedó inerte durante un arresto en mayo.

El oficial, Derek Chauvin, está acusado de homicidio y homicidio en segundo y tercer grado.

El asesinato provocó semanas de protestas en todo el país, con tiroteos y muertes de otros afroamericanos, incluida Breonna Taylor en Louisville, Kentucky, que contribuyeron a la afirmación de que los negros son víctimas desproporcionadamente de tiroteos policiales en comparación con otros. Razas.

Un estudio publicado el año pasado en Proceedings of the National Academy of Sciences encontró que los hombres negros en los Estados Unidos tenían 2,5 veces más probabilidades de ser asesinados por la policía que sus homólogos blancos.

Los investigadores utilizaron datos de Fatal Encounters, un esfuerzo liderado por periodistas, así como del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, para analizar el período 2013-2018.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *