Los manifestantes pro-Irán se retiran de la embajada de los Estados Unidos en Bagdad

Noticias

Los manifestantes pro iraníes salieron de la embajada de Estados Unidos en Bagdad el miércoles después de que la fuerza paramilitar de Hashed al-Shaabi les ordenó retirarse un día después de su dramática incursión.

Miles de partidarios iraquíes de Hashed, ampliamente entrenados por Irán, rodearon y destrozaron el complejo de la embajada el martes, indignados por los ataques aéreos estadounidenses que mataron a 25 combatientes de Hashed durante el fin de semana.

Marcharon sin obstáculos por los puntos de control de la Zona Verde, generalmente de alta seguridad, hasta las puertas de la embajada, donde irrumpieron en una recepción.

  Los manifestantes chiítas iraquíes intentan invadir la embajada de los Estados Unidos en Bagdad.

Los manifestantes chiítas iraquíes intentaron asaltar la embajada de Estados Unidos en Bagdad el martes.

AAP

El primer cuidador de Iraq, Adel Abdel Mahdi, invitó a la multitud enojada a abandonar la embajada, pero la mayoría pasó la noche en docenas de tiendas instaladas fuera del muro.

El miércoles por la mañana, multitudes de hombres blandieron los colores de Hashed, prendiendo fuego a banderas estadounidenses y arrojando piedras hacia el complejo.

El personal de seguridad interior respondió con gases lacrimógenos, hiriendo al menos a 20 personas, dijo Hashed.

Por la tarde, Hashed instó a sus partidarios a abandonar la embajada y reagruparse fuera de la Zona Verde "por respeto al estado".

"Usted entregó su mensaje", decía una declaración.

El fotógrafo de la AFP vio a los manifestantes desmantelar sus tiendas y abandonar la Zona Verde.

"¡Los quemamos!" dijeron, volviendo de los puntos de control que pasaron el martes.

  Las fuerzas de seguridad iraquíes frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad siguiendo una orden de la fuerza paramilitar Hashed al-Shaabi a los partidarios de abandonar el complejo.

Las fuerzas de seguridad iraquíes frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad siguiendo una orden del

Getty

Kataeb Hezbollah, el grupo objetivo de los ataques estadounidenses, inicialmente le dijeron a AFP que permanecería en la embajada, pero luego dijo que decidió cumplir con la orden paramilitar de al-Shaabi. La orden de Hashed.

"Obtuvimos una gran victoria: llegamos a la embajada de Estados Unidos, lo que nadie había hecho antes", dijo a la AFP el portavoz Mohammad Mohyeddin.

"La pelota está ahora en la corte del parlamento". Añadió, refiriéndose a los esfuerzos de los legisladores para derogar la cobertura legal de 5.200 soldados estadounidenses en Irak.

No puedes hacer nada

El ataque del martes contra las embajadas fue el último episodio de tensiones en espiral entre los EE. UU. E Irán desde que Washington abandonó un histórico acuerdo nuclear con Teherán en 2018.

Muchas de estas tensiones han

Estados Unidos se ha enfrentado a una serie de ataques con cohetes en los últimos meses, incluido uno la semana pasada que mató a un contratista estadounidense y provocó los ataques aéreos durante el fin de semana.

El presidente Donald Trump y otros funcionarios estadounidenses culparon a Irán por los ataques contra las fuerzas estadounidenses y la embajada.

"¡Pagarán un GRAN precio! No es una advertencia, es una amenaza", escribió Trump en Twitter, y agregó "¡Feliz año nuevo!"

El líder supremo de Irán condenó los ataques estadounidenses contra Irak y advirtió que su país estaba listo para tomar represalias.

"¡Primero, no puedes hacer nada! Esto no tiene nada que ver con Irán", dijo el ayatolá Ali Khamenei en un discurso en la televisión estatal.

"Si la República Islámica decide oponerse o luchar contra un país, se hará explícitamente", dijo.

& # 39; Nuestras manos están atadas & # 39;

El miércoles, las fuerzas iraquíes reposicionaron las medidas de seguridad normales alrededor del perímetro de la Zona Verde, generalmente inaccesibles sin una insignia.

Los funcionarios estadounidenses se alarmaron porque los manifestantes habían cruzado tan fácilmente los puntos de control el martes.

Un combatiente de las fuerzas especiales iraquíes asignado para proteger la Zona Verde le dijo a AFP que sus unidades no tenían la orden de intervenir. "Si tuviera órdenes de actuar, podría haber despedido y detenido el asalto a la embajada", dijo.

  La policía iraquí vigila el frente de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, Iraq.

La policía iraquí vigila el frente de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, Iraq.

AAP

"Pero después de lo que sucedió, nuestras manos están atadas. No podemos evitar que la situación se deteriore", agregó.

Las autoridades estadounidenses presionaron a las autoridades iraquíes por una mayor seguridad y enviaron un equipo de Respuesta Rápida de la Marina durante la noche para ayudar a proteger el complejo.

dijo el jefe del Pentágono Mark Esper.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, pospuso un viaje a Ucrania para monitorear desde Washington "la situación actual en Irak y garantizar la seguridad y la protección". de los estadounidenses en el Medio Oriente ", dijo una portavoz.

Ningún funcionario estadounidense resultó herido en el ataque y los funcionarios estadounidenses dijeron que no tenían planes de evacuar.

El embajador Matthew Tueller regresaba a Bagdad de vacaciones, pero aún no había llegado el miércoles por la tarde.

La embajada anunció que los servicios consulares habían sido suspendidos en Bagdad "hasta nuevo aviso" y aconsejó a los ciudadanos estadounidenses que no se acercaran al complejo.

El ataque destacó nuevas tensiones en la relación estadounidense-iraquí, que los funcionarios de ambos países describieron a la AFP como la "más fría" en años.

Estados Unidos dirigió la invasión en 2003 del entonces dictador Saddam Hussein y trabajó en estrecha colaboración con Irak. desde entonces, pero su influencia ha disminuido en comparación con la creciente influencia de Teherán.

Las dramáticas escenas del martes en la embajada hicieron comparaciones con la crisis de rehenes de 1979 en la embajada de EE. UU. En Teherán y el ataque mortal de 2012 contra el consulado de EE. UU. En la segunda ciudad de Libia, Benghazi.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *