Tres ballenas terminan en el río Kakadu, infestado de cocodrilos, después de tomar la dirección equivocada.

Noticias

Un trío de ballenas jorobadas, que generalmente se dirigían a la Antártida en esta época del año, se dirigieron en sentido contrario, en dirección a un río infestado de cocodrilos en el norte de Australia, con científicos esperando el sábado a que todos regresaran al mar en la seguridad.

Ya se cree que dos de las criaturas, vistas por primera vez en el río East Alligator en el Parque Nacional Kakadu a principios de esta semana, regresaron al mar, dijo Parks Australia.

Pero las autoridades aún estaban monitoreando al menos una ballena, avistada a unos 20 kilómetros río arriba el sábado, dijo a la AFP el gerente de la sección de país y cultura del Parque Nacional Kakadu, Feach Moyle.

"La explicación más probable es que se dirigían al sur y tomaron el camino equivocado", dijo Moyle.

"Es un poco difícil decir si hay uno o dos allí", agregó, y el color fangoso del río dificulta su identificación.

Aunque a veces se ven ballenas fuera del No En la costa del Territorio de la Tierra, se cree que es la primera vez que se ve a alguien en los ríos de la enorme reserva natural catalogada como patrimonio de la humanidad, dijo.

Los funcionarios del parque han creado una zona de exclusión parcial para proteger a los marineros involuntarios y las ballenas restantes, que pueden crecer hasta 16 metros de largo y pesar 30 toneladas.

"Lo último que queremos es una colisión entre un barco y una ballena en aguas donde prevalecen los cocodrilos y la visibilidad bajo el agua es cero", dijo Parks Australia.

También había preocupaciones sobre los barcos que empujaban a las criaturas río arriba.

Aunque en la región de los cocodrilos, los reptiles de agua salada no representaban una amenaza importante para las jorobadas debido a su tamaño, dijo el Sr. Moyle.

"Incluso un cocodrilo grande no se enredará con ellos".

El mayor problema era si una ballena encalló, con un peligroso rescate en un país remoto que dificultaba el acceso antes de que el animal se convirtiera en "cebo de cocodrilo", dijo.

"Lo que queremos que suceda con un bolígrafo es que nos subiremos al helicóptero mañana y luego los veremos saludando para decir adiós".


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *